Te busco, te busco yo…


Amores
26 enero, 2007, 7:48 pm
Filed under: General

En octubre, noviembre y diciembre de 2006 mi canción preferida, la que no me cansé de escuchar y tararear, decía:

De vez en cuando la vida nos besa en la boca
Y a colores se despliega como un atlas,
Nos pasea por las calles en volandas
Y nos sentimos en buenas manos;
Se hace de nuestra medida, toma nuestro paso
Y saca un conejo de la vieja chistera
Y uno es feliz como un niño cuando sale de la escuela.

Inconfundible, Serrat. Estaba viviendo un amor chiquito pero intenso (después de un amor huracán que duró tres años, lleno de locuras, complicidades y cambios de vida). Me cosquilleaba el estómago todo el día. No podía ni quería dormir para no dejar de pensar y soñar. Y el amor chiquito pasó.
Lo curioso es que esta semana me crucé con antiguos amores, en la plaza, por teléfono, saliendo del edificio donde vivo. Y aunque hay tristeza en las despedidas y en estos pequeños reencuentros, tercamente deseo que llegue un nuevo amor, que sea como tenga que ser, grande, chiquito, tormentoso, calmo, apasionado, tierno… ¿qué tiene el amor que, aunque deja tantas cicatrices se hace desear tanto?

En estos días, solo deseo sentirme en buenas manos

Anuncios


Chalcaretá
26 enero, 2007, 6:45 pm
Filed under: General

colchiqui

Estuve arriba de esta piedra!
El cerro abajo es el Chalcaretá-Colchiquí.

colchiqui2

ptacielo

 Chalcaretá en henen, lengua que hablaban los comechingones, primeros habitantes de lo que hoy llamamos provincia de Córdoba, significa ” lo bueno, lo bello, lo sagrado” . Es el primer nombre de un monte que pude contemplar ayer. Cuando los conquistadores aniquilaron a un grupo de comechingones pasaron a llamarlo Colchiquí, que significa “oscuridad, muerte, desgracia”. El lugar sigue siendo punto de reunión, una vez por año, de descendientes de los pueblos originarios de aquí. Lugar de encuentro y memoria.
Decía que ayer pude contemplarlo, y me enteré de estas cosas. Estuve en el valle de Ongamira, (Ongamira significa Origen del ser de todas las cosas, era un lugar de culto) un lugar muy, muy bello de mis sierras.

Disfruté un par de días que vinieron de regalo de la mano de una partecita de mi familia. No tenía señal ni para el celular (teléfono móvil), silencio, árboles de todo tipo, caballos, arroyos, pequeños animalitos, todo para llenar los ojos del alma. Y por la noche, a las 21.30, el mejor regalo, pude ver el cometa que vos me encomendaste ver desde aquel lado del atlántico (pincha allí y verás algunas fotos e información).
En fin, que me traje obedeciendo a mi verde compulsividad: un arbolito frutal, un siempreverde, dos plantas de caña tacuara, tres plantitas de laurel y una de flores silvestres que se llama lantana. Ya todas en la terraza.

Y bueno, con ganas de seguir publicando volví!