Te busco, te busco yo…


Otoño – Primavera
2 marzo, 2007, 11:46 pm
Filed under: como agua entre los dedos... el amor, Pequeños sentidos

Por ahí andan unas españolas con una primavera adelantada a cuestas, ejemplo  palpable, una comentarista obstinada  de este blog poco comentado, Suigeneris. Esos post que ha publicado últimamente me pusieron la cabeza de cabeza. Atrevidos, sugerentes, inspiradores, ¿asequibles? Yo con mis  fotos y  temas, ella por allí  con sus besos.

 

Aquí en el cono sur latinoamericano, ya estamos esperando, de alguna manera, el otoño. A mí me encanta el otoño. Viví unos años en una casa cercana a un parque de árboles liquidámbar. Bajo esas copas  tornasoladas, hermosas, hubo complicidades adolescentes, hice un curso acelerado de “besamiento”, en otoño… bajo la lluvia… dos amores tuve bajo esas coloridas hojas. Ya hace unos años de esto. Cálidos recuerdos.

 

Disfruto pisar las hojas secas. Disfruto dormir  esas  siestas que ya precisan una manta. Disfruto los mates de las cinco de la tarde. Disfruto preparar algunas clases tan tranquila, un poco de música,  una caricia suya mientras tanto, un beso de amiga y amante.

 

Las decisiones importantes de mi vida las he madurado en otoño. Ahora también. ¡Qué cosa las estaciones! El otoño tiene eso de meterme para adentro, de invitarme a hacer  síntesis de mis historias (las dolorosas, las gozosas, las simples, las complicadas) y de los sueños irrenunciables que están ahí siempre, en lo profundo, en mi memoria y en mis manos. Estoy preparando una esperada cena, un ponerle un signo más  (otra vez, otra vez!) a mi sencilla rutina. No importan en este momento los resultados, nunca me importaron realmente. Hay decisiones que valen por sí mismas, que ya son en  sí mismas un resultado más que favorable, marcan hitos, señalan que otra vez te has arriesgado, que has salido de vos, que te animaste a crecer, que bajo las cenizas había brasa encendida, que estás hecha para un encuentro de libertades.

 

El otoño es la contracara de la primavera, pero se necesitan mutuamente. Para que haya más vida, es necesario dejar caer las hojas que en un momento representaron la explosión de la vida con una tenaz confianza en que ocurrirá de nuevo, y mejor, y con mayor madurez. Y para que esa madurez rebose de alegría, .es imprescindible ver nacer de nuevo la vida allí donde hubo un generoso desprendimiento.

¡Qué cosa las estaciones!

 

hojaseca.jpg

 

 

Anuncios

2 comentarios so far
Deja un comentario

Pues ya ves que coincidimos, porque mis grandes decisiones y mis grandes aconteceres, buenos y malos, me sucedieron siempre en invierno-primavera.

Como el florecer de los árboles lapachos, una cosa muy seria.

Espirales, espirales, espirales…

Comentario por suigeneris

Vaya, vaya, pues qué coincidencias más coincidentes… Y yo, puedo participar?

Comentario por Irene Guiss




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: